18 de noviembre de 2009

Cultura para fieras: Reanimación canina y felina

Cuando recién había empezado en la clínica, en uno de mis primeros días, llegó a una chica con un Pitbull adulto lleno de heridas abrasivas por todo el cuerpo. Me interesé y me comentó que el perro había saltado de un coche en marcha (no pregunté detalles), acto que dejó al animal en un estado de inconsciencia total. No respiraba ni hacía amago de ello, era preciso hacer algo para su supervivencia y le practicaron la reanimación cardio-pulmonar.

Hoy he recordado esa historia y he decidido buscar información al respecto, os dejo lo que he encontrado. Espero que nunca tengáis que ponerlo en práctica pero, dado el caso, quizás os pueda ayudar:

Un masaje cardíaco y la respiración artificial, administrados en el momento oportuno, pueden salvar la vida del perro. La respiración y el ritmo cardíaco pueden fallar a consecuencia de un accidente, por envenenamiento o ahogamiento. Si falla el corazón o la respiración, debemos avisar al veterinario mientras intentamos reanimar al animal. Para evitar lesiones cerebrales es imprescindible que se reanude enseguida el flujo hacia la cabeza de sangre rica en oxígeno. Su corazón tiene que recuperar el funcionamiento en pocos minutos.

Respiración artificial:

1. Si creemos que el perro no respira, debemos apoyar firmemente la oreja sobre su pecho, para intentar oír los latidos de su corazón; si éste todavía funciona habrá que aplicarle la reanimación "boca a hocico". Si no podemos oír el corazón habrá que empezar por el masaje cardíaco.













2. Con el perro echado sobre un costado, nos aseguramos de que el cuello está estirado hacia adelante. Eliminamos cualquier obstaculación que hubiera en la boca y le sacamos la lengua. Si ha resultado herido en el hocico, el perro tomará aire por la boca y la lengua podría dificultarle la respiración.












3. Manteniendo el cuello del animal tan recto como sea posible, cogemos su hocico con las manos y soplamos por las fosas nasales durante unos tres segundos, para inflar sus pulmones. El pecho debería expandirse. Paramos dos segundos y repetimos la operación.














4. Podemos comprobar que el corazón sigue latiendo palpando debajo de la paletilla del perro o pegando el oído a su pecho. Si el corazón late, seguiremos con la reanimación hasta que el perro respire por sí mismo. Si su corazón se detiene tendremos que aplicarle inmediatamente masaje cardíaco.











Masaje cardiaco:

5. El procedimiento del masaje cardíaco es como sigue:
Colocamos la palma de la mano justo debajo de la paletilla, en la parte izquierda del pecho. Situamos encima la otra mano y, a continuación, presionamos firmemente con ambas manos, hacia abajo y hacia adelante, en dirección al cerebro. Esto impulsará la sangre del corazón hacia el cerebro. Se repite seis veces, a intervalos de un segundo.


















6. Tras esos seis masajes le damos respiración "boca a hocico". Se continúa alternando ambas técnicas hasta que el corazón empieza a latir; a continuación seguimos con la reanimación.

¡Acción de emergencia! Antes de empezar con la respiración artificial debemos conseguir que el corazón lata. Cuando se da un masaje cardíaco no debemos preocuparnos por si magullamos alguna costilla o aplicamos demasiada presión. Se trata de una cuestión de vida o muerte. En particular, en los perros grandes es necesario ejercer mucha fuerza para conseguir que el corazón impulse la sangre. Se debe mantener el masaje cardíaco durante al menos diez minutos. No es aconsejable intentar reanimar al perro mientras sus latidos siguen siendo débiles. La respiración artificial puede mantener vivo al animal herido hasta conseguir ayuda veterinaria.

Actualizo con la misma información dirigida a nuestros amigos los gatos:

1. Se retira el collar (si lo tiene) y se tiende al gato de costado. Le abrimos la boca y se elimina cualquier fluido que pudiera obstruir el paso del aire.


















2. Si se ha detenido la respiración del gato, pero su corazón sigue latiendo, habrá que recurrir a la respiración artificial. Con una toalla se saca la lengua de la boca, para despejar la garganta. Esto puede estimular su respiración, devolviendo la consciencia al animal.

3. Si el gato permanece inconsciente, colocando las manos sobre su pecho aplicamos una ligera presión. Esto hará que expulse el aire de los pulmones, permitiendo que éstos se llenen de aire fresco. Se repite la operación cada cinco segundos, hasta que el gato recupere la respiración.












Masaje cardiaco:

Si el gato está inconsciente y no muestra signos de respiración ni pulso, habrá que intentar la estimulación de su corazón. Para ello colocamos los dedos sobre su pecho, a la altura de la axila, y presionamos suavemente, pero con firmeza. Se repite cinco o seis veces, a intervalos de un segundo. Se alterna con la respiración artificial durante unos diez minutos, pasados los cuales es poco probable que este procedimiento tenga éxito.









Respiración artificial:

1. Si la cavidad torácica ha resultado dañada, puede que los pulmones no se llenen de forma automática y que tengamos que insuflar aire en ellos. Sujetamos al gato en posición vertical, manteniéndole la boca cerrada.
















2. Se sopla a través de sus fosas nasales durante dos o tres segundos, para inflar sus pulmones. El movimiento del pecho será claramente visible. Se hace una pausa de dos segundos y se repite la operación.


















3. Se continúa con la reanimación hasta que el gato empiece a respirar por sí mismo. Un método alternativo consiste en soplar simultáneamente por la nariz y la boca del animal.















ADVERTENCIA:

Las técnicas de reanimación aquí descritas sólo se deben aplicar si el gato está inconsciente y no responde a los estímulos normales. No hay que emplear una fuerza excesiva o exagerada, ya que esto podría dañar todavía más al gato.

Fuente: http://www.animalessinhogar.com.uy

Abrazos fieros para todos.

6 comentarios:

Demi dijo...

Este articulo es una maravilla! Espero que mucha gente lo vea ya puede ayudar a salvar vidas en nuestros angeles de 4 patas; GRACIAS!
De verdad disfruto tu blog

Saludos

http://vidadefieras.blogspot.com

4 Patas dijo...

Muchísimas gracias por este artículo, es interesantísimo!!! Espero que sigas enseñándonos todo lo que sabes!!

Sanchete dijo...

Gracias a ambos, vuestras palabras me motivan y me llenan de alegría. Pero debo decir que el mérito no es mío, debemos darle las gracias a quién escribió este estupendo artículo, yo solo me he ceñido a intentar difundir un poco el mensaje.

¡GRACIAS!

Elena dijo...

Hola!!!Me encanta el blog.Esta muy bien todo y además es muy interesante.
He visto tu comentario en mi blog "El atlas de los animales",y gracias por verlo.


Saludos.

Arty Alvarado dijo...

Ahora puedo estar tranquila porque se que hacer si algún día mi perro necesita este tipo de asistencia.
Mi blog http://vivirbienypositivo.blogspot.com

Anónimo dijo...

Muy bueno información,algo que todos deberíamos saber
Mi blog http://turismoyviajesdivertidos.blogspot.com