16 de noviembre de 2009

Fieras curiosas: Coatíes

El Sábado, cuando estábamos buscando a Kiko, Clara y yo entramos en la pajarería Edén dónde anteriormente habíamos visto Diamantes muy bonitos. No encontramos ninguno allí, pero estuvimos curioseando un rato y en la zona dónde están todos los mamíferos descubrimos una pareja de Coatíes. La chica nos estuvo explicando un poco sus caraterísticas, pero decidí buscar información por mi cuenta y ahora voy a exponerla:

Características:




Los coatíes (Nasua narica), son unos mamíferos omnívoros de la familia de los mapaches. En la actualidad habitan América desde el sur de Arizona, Nuevo México, Texas, hasta el extremo noreste de la provincias argentinas de Córdoba y Entre Ríos y el noroeste de Uruguay.

Miden entre 40 a 140 cm de longitud, según sea la especie y el sexo. Lo más frecuente es que los ejemplares adultos midan más de 80 cm. En esta medición se cuenta su alargada cola que tiene por sí sola una longitud equiparable a la del resto del cuerpo. Sus alturas a nivel de la cruz son muy reducidas (raramente más de 30 cm). Poseen extremidades cortas concluidas en fuertes uñas que les permiten horadar suelos de tierra bastante duros, hocico alargado y puntiagudo que les facilita un excelente olfato, ojos relativamente grandes y orejas cortas.

Por su alimentación son omnívoros, aunque dentro de su dieta se les puede considerar (según las circunstancias) como insectívoros o -si abundan las frutas-, como frugívoros. Además de insectos y frutas, su dieta incluye huevos y pichones.

Fuente: Wikipedia

Los Coatíes como mascota:

Por increíble que parezca, la Administración permite la cría, comercialización y posesión de especies exóticas salvajes extremadamente peligrosas, tanto para las insensatas personas que las adquieren como mascotas, como para el ecosistema. Dos ejemplos de esto son los mapaches (de los que ya hemos hablado anteriormente) y los coatíes, especies que pueden adquirirse de forma legal sin demasiado problema y que, por sus características, se adaptan fácilmente a nuestro clima. Además, tienen una dieta extremadamente variada y se reproducen con facilidad, lo que las convierte en especies potencialmente invasoras. Hay que recordar, además, que estas dos especies no se encuentran en CITES, por lo que quedan excluidas del más mínimo control comercial.

Estos animales se compran cuando aún son crías y parecen simpáticos peluches, yo mismo puedo deciros que me parecieron realmente encantadores, unos bichos simpáticos y hasta cariñosos que buscan la compañía de tu mano. El problema aparece cuando crecen y desarrollan su carácter salvaje, en esos momentos se convierten en peligrosos y su destino es o el quedar encerrados de por vida en unas condiciones pésimas, o ser liberados por sus dueños, convirtiéndose en una amenaza grave para la fauna y flora autóctonas. Pensad que acaban por creerse "dueños" de todo, y cualquiera que entre en su territorio para ellos es un enemigo. Echad un vistazo a la foto de la derecha, en realidad es un mordisco de mapache pero un coatí podría haceros algo muy parecido. Interesadamente, y esto también lo he podido comprobar, los comerciantes de animales suelen olvidar explicar a los incautos compradores que estos animales, cuando son adultos, representan un peligro más que evidente.

Por favor, no potenciéis la venta de este tipo de animales. Existen muchísimos animales exóticos, que a pesar de que su domesticación también queda bastante lejos, pueden llegar a ser un buen animal de compañía. Otro día os hablaré de ellos.

Abrazos fieros para todos.

5 comentarios:

MªJose dijo...

Tienes toda la razón del mundo en varias cosas y yo misma he pedido encarecidamente que no los adquieran como mascotas pero discrepo en lo de la agresividad.
Yo tengo cuatro coaties , tres machos y una hembra y sabiendo tratarlos y no olvidando nunca que son animales salvajes te puedo asegurar que son de lo mas cariñoso.
Lo que no se puede pretender es tenerlos como peluches porque ahi la gente se equivoca.
A mi me adoran y juego con ellos todos los dias, me comen a besos pero tambien me inflan a arañazos porque tienen garras y el mas minimo roce inadecuado es una herida.
Los caprichos de la gente por los animales exoticos causan demasiados problemas despues porque no se les puede incluir en ambientes que no sean los suyos.
En fin que si deseas ampliar cualquier cosa sobre ellos, en mi blog tienes todo lo que puedas necesitar.
Un saludo

Sanchete dijo...

Por supuesto! Teniendo tantos ejemplares en casa, estoy convencido de que te has convertido en toda una profesional en el manejo de estos animales, quizás deba especificar en que los coatíes pueden ser peligrosos si no se sabe como tratarlos.

Es como yo con los erizos, también tengo 4 y he aprendido a manejarlos. Lo malo es cuando nos empeñamos que cualquier animal se transforme en un adorable y mimoso gatito, por que no va a ser así ni en tu caso ni en el mío. Pero eso no quita que no puedan regalarnos momentos encantadores.

Muchísimas gracias por pasarte, voy a ver tu fantástico blog!

Marco dijo...

Para empezar, todos sabemos que los animales mas exoticos del planeta esta desapareciendo, aparecen los cazadores furtivos por sus pieles y luego los tiran como un trozo de basura que ya no se usa, luego vienen a llevarselos en jaulas para algun zoologico cercano y por ultimo los cazan para venderlos en el mercado negro, ya que la compra de estos animales es ilegal. Tenagamos un poco de conciencia y dejen de comprar a estos animales que no son mascotas por mas hermosos o lindos que sean, me fascina la naturaleza y su biodiversidad, es por eso mismo que no compro ningun animal exotico que me guste; si lo hiciera mi casa seria un zoologico, pero seamos concientes de que si los adquirimos los estamos robando de sus habitats, quiza quitandoselos a una madre o quitandoles a un hijo, es por eso que algunos animales crecen con traumas, entre ellos los elefantes, que atacan por venganza, ya que de pequeños sufrieron el trauma de ver la muerte de su madre o el rapto de esta para algun maldito circo. Apoyemos la naturaleza, evitemos los malditos circos, zoologicos (por el mismo motivo que acabo de contar) y no compremos animales salvajes, conformemosnos con gatos y perros. Seamos todos concientes por favor.

Sanchete dijo...

Bien dicho, Marco! Gracias por tu visita :)

Anónimo dijo...

Gracias por publicar sobre los coaties.Coincido con María José que el coatí puede llevarse muy bien con sus "dueños" pero lo cierto es q no es un perro. Yo tengo una hembra hace 11 años, 6 de los cuales fue "criada" por mi ex pareja quien era su "Alfa", él le enseñó a ser obediente y es buenita, hace travesuritas pero nada grave...lo que hay que tener cuidado porque el "territorio" incluye a los dueños.Al terminar nuestra relación fue un reto para mi ponerla en orden y q me hiciera caso... pero ya sabe que hay una nuevo "Alfa" en la manada y soy yo :). Sin embargo, es territorial sobretodo conmigo y yo prefiero que cuando hay visita en mi casa esté en su jaula la cual es grande, tiene un columbio y está diseñada para que haga sus necesidades.... aunque es un "osito" y yo la adoro (a veces hasta se mete a mi cama conmigo ¡una engreídaaa!) es preferible que este tipo de animales sean admirados en su habitat natural.

Excelente blog seguiré visitándolo.