23 de diciembre de 2009

El precio del interés

A estas alturas creo que ya es conocido mi interés por adentrarme en el fascinante mundo de la fotografía de aves, pues bien, voy a explicar más o menos por cuanto le saldría la broma a cualquiera que le interese este mundo.

Tenemos dos opciones, la primera sería la más fácil (o mejor dicho, la menos complicada) y también la más cara, básicamente tendríamos que disponer de una buena cámara con un buen objetivo. Hace un més yo diría con orgullo que tenía una buena cámara pero, visto lo visto... ¡JA!

Tengo una Olympos SP-570, una buena cámara con muy buenas prestaciones y que seguro que dejará boquiabierto a cualquiera que esté acostumbrado a las típicas cámaras digitales compactas. Tiene 10 megapíxeles, alcanza los 20x con su objetivo Ultra-Zoom... Pero enséñale este cacharro a alguien que entienda mínimamente del tema y se va a reir y mucho cuando le digas que con ella pretendes fotografiar mínimamente decente a un ave. Con esta cámara, JAMÁS conseguiré una foto en la que el protagonista sea el pájaro y no el entorno. Veamos unos ejemplos:

Esto es lo que puedo hacer (foto mía):


Y esto es lo que quiero hacer (foto de Google):


Ambas son fotos de Tarabillas, dos machos (aun que en la primera no lo parezca). Para hacer fotos como la segunda necesitas, por lo menos, tres cosas (materiales), una cámara, un objetivo y un trípode (por que, a menos de que te apuntales en todos los sitios, no vas a tener pulso para manejar semejante equipo, que pesa lo suyo). Y no os penséis que vale cualquier cámara o cualquier objetivo, no... "Investigando" un poco he visto que hay una ciencia alrededor de todo esto, y que es una afición de las más caras que puedes tener.

Por poner un ejemplo, un MUY BUEN equipo sería una cámara Canon 1D mark IV y un objetivo Canon EF 600mm, os pongo una foto de estas dos "piececillas":



Cámara: Entre 4.700 y 4.900 euros.
Objetivo: Desde 6.699 euros.

Y si no queréis que me maree, no me preguntéis el precio de un trípode más o menos bueno (por que no os vayáis a pensar que vale cualquier trípode...).

Esa es la primera opción, y la segunda sería hacer uso el digiscoping, que es una técnica de fotografía digital que consiste en unir una cámara digital, réflex o compacta, con un telescopio terrestre o astronómico (terrestre en mi caso). Esto hace que el alcance sea mucho mayor que la de los objetivos y teleobjetivos tradicionales. Es como si nosotros usamos una lupa para ver un texto muy pequeño, ¿verdad que conseguimos verlo más grande y apreciar más detalles? Claro que si, pero ¿verdad que también perdemos algo de nitidez en nuestra visión? Por supuesto, pero... ¿Verdad que hay lupas que permiten una mejor percepción que otras, debido a su mayor calidad?

¡Claro! No es lo mismo usar una lupa de estas que regalan con los estuches de colores que una lupa de las que usa, por ejemplo, una persona que se dedique a la restauración de antigüedades. Pues con el digiscoping pasa lo mismo, no vale cualquier telescopio... ¡Tiene que ser un telescopio bueno! Y como no, os pongo por ejemplo un prestigioso telescopio Zeiss 85 T FL que, por supuesto, venden con el ocular necesario aparte. En este caso elegimos un ocular zeiss de 20x60. Por cierto, esta es la combinación que usa mi admirado Miguel Ángel Madrid Gómez, cuyo blog os recomendé la semana pasada (y sigo haciéndolo):



Telescopio: Alrededor de 1.850 euros.
Ocular: Mínimo 459 euros.

A esto habría que sumarle el precio de comprar un buen adaptado (que se constituyen de varias piezas) para poder acoplar bien la cámara al telescopio.


Pero ey, no os penséis que cuando tengáis el equipo fotográfico ya hemos acabado, que aún necesitaríamos como mínimo una red militar de camuflaje para evitar espantar a todo bicho viviente, un disparador remoto para poder tirar las fotos en condiciones, un hide para poder ocultarnos durante horas... Y lo peor es que esto engancha, y según tengo leído siempre vas a querer más, y más por que siempre salen al mercado nuevas cámaras, nuevas lentes, nuevos objetivos...

Nada, que son juguetitos muy, muy caros y muy fuera de mi alcance. Pero vamos, que tampoco pasa nada, yo sigo disfrutando mucho con mi camarita, que me da muchas satisfacciones. Eso si, en cuanto tenga algo de dinero pienso comprarme una buena red de camuflaje para poder acercarme un poco más a mis queridas aves.

Abrazos fieros para todos.

2 comentarios:

Demi Lu dijo...

Checa este blog. Lo sigo y me gusta mucho y diario dan tips de fotogtafias

Pacific NW Backyard Birder

Demi

Sanchete dijo...

Muchas gracias Demi, te lo agradezco de verdad!