11 de enero de 2010

Albinismo en animales

¿Qué es el albinismo?

El albinismo es una condición genética que presenta una ausencia de pigmentación (melanina) de ojos, piel y pelo, causado por una mutación en los genes. Es congénito (presente desde el nacimiento) y hereditario, pero se trata también de un gen recesivo por lo que sólo aparece con la combinación de los dos padres portadores del gen.

En los individuos “no-albinos”, los melanocitos (células cuya principal función es la producción de melanina) transforman el aminoácido tirosina en la sustancia conocida como melanina. Dicha melanina se distribuye por todo el cuerpo dando color y protección a la piel, al cabello y al iris del ojo. En los individuos albinos, el cuerpo es incapaz de producir esta sustancia o de distribuirla lo cual produce la hipopigmentación, conocida como albinismo.

El albinismo y la salud:

La melanina, aparte de pigmentación, protege a nuestra piel de la intensa radiación solar. Es por eso que en países más calurosos (por ejemplo, África) las personas desarrollan una pigmentación más marcada mientras que en países más fríos (por ejemplo, Suecia) la piel clara permite recibir toda la luz que necesitan para que su organismo produzca vitamina D.

Pero, ¿qué es la vitamina D? Se trata de un compuesto liposoluble que puede ser adquirido tanto a partir de la dieta como por exposición a la luz. Es conocida como la “vitamina del sol” debido a que la acción de los rayos ultravioletas solares activa una forma de colesterol presente en la piel que la convierte en vitamina D.

¿Por qué es importante? Es absolutamente imprescindible para el crecimiento y metabolismo del hueso puesto que sin ella los huesos, y también los dientes, no calcifican correctamente. También es muy importante para el mantenimiento del sistema nervioso, para la función normal del corazón y la normal coagulación de la sangre, funciones que están relacionadas con el suministro y utilización de calcio y fósforo.

¿Y qué tiene que ver con el albinismo?

Los individuos albinos carecen de la protección que nos proporciona la melanina por lo que, con el paso del tiempo y la continua despreocupación, es relativamente fácil que se produzca una intoxicación por exceso de Vitamina D. Un exceso de vitamina D puede provocar daños irreversibles en los riñones y calcificaciones de tejidos blandos. Además, los individuos albinos pueden tener visión reducida y muchos son ligeramente ciegos.

Mascotas albinas, ¿cómo ayudarlas?:

En la actualidad podemos encontrar un sinfín de mascotas las cuales pueden presentar esta patología. Desde los más conocidos perros y gatos, pasando por los entrantes conejos, cobayas y hámsters, aves como loros, cacatúas o periquitos e incluso los más exóticos reptiles como serpientes, iguanas o ranas, entre muchos otros. Y, por supuesto, también en mis queridos erizos.

Es importante que sepas que aun que tu mascota sea albina eso no quiere decir que vaya a pasarle nada malo. Lo primero que tienes que hacer en caso de que tu mascota sea albina, es consultar con un profesional (por ejemplo, un veterinario). Existen algunos trucos que ayudarán a tu mascota a prevenir y evitar posibles problemas: extremar la protección solar (evitar prolongados contactos directos de luz solar y/o aplicar cremas protectoras), ofrecerles una dieta adecuada a sus necesidades especiales y, sobretodo, darles mucho, mucho amor y seguro que vivirán sanos y felices.

Abrazos fieros para todos.

2 comentarios:

Carmen Azahara dijo...

Muchas gracias por tus ánimos, realmente los necesito. Este mundo necesita de gente que se apasione por lo que ama. Sigue así.

Besitos.

Demi Lu dijo...

Esta es de las entradas que mas me han gustado!! Muy buena!!
Saludos, Demi