30 de enero de 2010

El "alzheimer" en perros


Antes de empezar con este artículo, tengo que dejar clara su intención. El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, propia de los humanos, que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos de la conducta. Se caracteriza por una pérdida progresiva de la memoria y de otras capacidades mentales, a medida que las células nerviosas (neuronas) mueren y diferentes zonas del cerebro se atrofian.

Luego, ¿puede un perro sufrir de alzheimer? La respuesta, técnicamente, es que no ya que se trata de una enfermedad característica de nosotros, las personas. Lo que si es cierto es que un perro puede sufrir síntomas muy parecidos a los que sufriría una persona con alzheimer, pero quiero decir con esto que no sería hablar con propiedad si lo nombráramos de la misma manera.

Una buena denominación de la enfermedad sería "el envejecimiento cerebral en perros", aun que no os alarméis si vemos que hablan de este tema bajo el título de "alzheimer canino". Es perfectamente válido, sólo quería aclararlo. Dicho esto, comencemos con el tema:

El envejecimiento cerebral en perros.

¿Encuentras a tu perro más torpe que cuando era joven? Es totalmente natural. Los perros, igual que las personas, envejecen físicamente y, conforme van pasando los años, también envejecen mentalmente. Se trata de un deterioro cognitivo relacionado con la edad que como ya sabemos se asemeja mucho en varios aspectos a la demencia senil humana de tipo alzheimer.

El envejecimiento del cerebro de los perros es como el de nuestro cerebro. Los veterinarios lo conocen como síndrome de disfunción cognitiva y es una preocupación relativamente nueva en la clínica, dada su mayor frecuencia actual por el incremento de la longevidad en los perros gracias a los cuidados veterinarios y a su alimentación.
Los primeros signos de esta enfermedad mental empiezan a hacerse notar, aproximadamente, a partir de los 8 años, pero pocos son los propietarios por los que no pasan desapercibidos. Suelen ser cambios en sus hábitos y rutinas cotidianas como desorientación, perderse en sitios que recorren de forma habitual, alteraciones del sueño e incluso una alta irritabilidad. También se muestran mucho más lentos para responder a las órdenes debido al deterioro de su lucidez mental.

¿Cómo detectarlo?

Estos son algunos de los síntomas a los que debes estar atento en tu perro de avanzada edad:

- Incapacidad de aprender cosas nuevas.
- No responde a órdenes que ya conocía.
- Orina o defeca dentro de la casa, sin pedir que lo saquen.
- No reconoce a personas o mascotas de la familia que antes sí conocía.
- Se pierde en lugares que le deberían ser familiares.
- Se va por la puerta o por el lado equivocado.
- Se queda mirando al vacío, con la vista perdida.
- Deambula sin rumbo fijo, como si estuviera perdido.
- Disminuye o desaparece el interés por el contacto social.
- Disminuye o desaparece el "ritual" del saludo a su propietario.
- Duerme más durante el día y está más activo durante la noche.
- Muestra una ansiedad a la hora de quedarse sólo que antes no existía.
- No tolera cosas que antes toleraba.

¿Se puede prevenir?

Es posible prevenir una aparición temprana de esta enfermedad haciendo uso de algunos pequeños "trucos". Podemos administrarle una dieta rica en antioxidantes que en el mercado las encontraremos bajo el título de "dietas seniors" para perros de edad avanzada. Junto con la dieta especial, debemos mantener un elevado nivel de actividad física, evitando al máximo el sedentarismo y, por supuesto, debemos cumplir unas estrictas revisiones veterinarias, de forma periódica, que van a permitir detectar la aparición de la enfermedad.

¿Cual es su tratamiento?

Lo primero y más importante es que prestemos muchísima atención a los posibles cambios en nuestra mascota y que, en caso de notar algo que nos pueda alarmar, acudamos lo antes posible al veterinario. Esto ayudará a la hora de descartar otros posibles problemas, de salud o de comportamiento, que pueden manifestarse con signos similares.

Ahora, hemos de tener claro que esta es una enfermedad degenerativa e irreversible, por lo tanto es incurable. Es por esto que el tratamiento es meramente paliativo, intentando reducir al máximo el grado de progresión de los síntomas, de modo que mejore la calidad de vida del animal. Actualmente, y debido a la amplia demanda de tratamientos para esta patología, la industria farmacéutico-veterinaria y la de alimentación animal están trabajando en el desarrollo de nuevos productos para la prevención y tratamiento de este mal.
Pero hoy en día el tratamiento que debe iniciarse se trata "simplemente" de un cambio en los hábitos de la vida del perro, basado en el ejercicio físico y una correcta alimentación acorde a su edad. Pero no hay que desesperar, son medidas que realmente ayudan, y mucho, y la hora de retrasar el proceso y disminuir la velocidad de evolución del mismo.

Mi perro tiene alzheimer, ¿cómo puedo ayudarlo?

Debemos modificar el entorno de nuestra mascota anciana, adecuándolo a la etapa que está viviendo de la misma manera que respetamos la etapa de un cachorro. Para ello hemos de ser comprensivos con sus limitaciones, nunca aplicarle castigos en caso de no acatar una orden o si es incapaz de controlar la orina dentro de casa. No es culpa suya, sencillamente no puede evitarlo.
Quiero insistir en que el ejercicio físico es de mucha utilidad, ya que mejora el riego sanguíneo del cerebro y disminuyendo así el riesgo.
Puede que sea necesario reeducar al perro con sesiones que renueven las pautas de comportamiento olvidadas, pero lo más conveniente es que el animal tenga una rutina establecida y que incorporemos gestos sencillos a las órdenes vocales, de manera que le permitamos comprender con mayor facilidad lo que estamos diciendo. Es conveniente hacerle repetir las cosas una y otra vez, de modo que no pierda la habilidad de ejecutarlas y conserve la capacidad de responder. El veterinario puede establecer, siempre que lo vea oportuno, un tratamiento con fármacos adecuados a la enfermedad.

Y sobretodo mucha, mucha paciencia y todo el amor que sepáis darles. Eso es lo que más necesitan.


Abrazos fieros para todos.

18 comentarios:

Demi Lu dijo...

Sanchete, muy interesante en verdad!
Yo cuido muuuuuuuuucho la alimentacion de mis perrihijas dando calidad premium que incluye incluso omegas y como bien dices, muchos antioxidantes.

Por experiencia personal te digo que hace anos tuve cancer y entre lo que me ayudo mucho ademas de Diosito ; ) son los antioxidantes que tomo

Un abrazo

Ambar dijo...

hola, mi perra tiene más de 15 años, me pareció muy interesante este articulo ya que desde hace algunos meses yo habia notado cambios en el comportamiento de mi perra y en broma decía que tenía demencia senil, pero claro está que de broma no tiene nada. Nosotros hemos intentado ya algunos de los consejos que mencionas, y creo que el más importante es la ¡¡¡¡PACIENCIA!!! y estar al pendiente de lo que hace.

Sanchete dijo...

Hola Ambar, ¡gracias por participar!

Realmente 15 años son muchos para una perra, se ve que la has cuidado muy bien durante toda su vida. Es muy importante lo que dices de la paciencia, en ocasiones los propietarios pierden los papeles cuando ven que su compañero se está "transformando" y es en estos momentos cuando más debemos demostrarles nuestro amor. Mucha suerte con tu perra y no olvides contarnos que tal va o preguntar cualquier duda que tengas :).

Un beso!

Anónimo dijo...

Hola chicos, mi perra Lana, una bobtail de 13 años, hace ya uno y medio que presenta estos síntomas.Siempre le hemos dado una alimentación sana y adecuada y ha hecho mucho ejercicio...ahora la artrosis y el frio la limitan mucho y lo mejor que creo que puedo hacer cuando me la encuentro perdida en el pasillo con la mirada perdida o no nos reconoce es sentarme con ella en el suelo, hablarla,abrazarla y quererla..."perdida si, pero con mucho cariño" decimos toda la familia...

Anónimo dijo...

Buenas, me ha parecido muy interesante tu articulo.

Tengo una perrita, me la encontre en Febrero de 1998 abandonada en la calle, no creo que llegara al año de edad.

A dia de hoy, sigue conmigo felizmente, pero 2 semanas a dia de hoy, algo la pasa.

La cuesta mover las patas traseras, se tambalae mucho, la cuesta comer, ha bajado de peso de los 22Kg a los 17Kg... y si lo hace, come muy poco, aunque bebe mucha agua, esta constantemente sofocada, aun estando fresquita la casa, se hace orina dentro de casa, varias veces al dia, aunque sea pequeñas cantidades, heces a dia de hoy no, eso lo pide. aunque con todo lo que la estoy sacando (5-7 veces al dia) lo hace fuera.

Me tiene muy preocupado, ya se que es mayor y que tengo que asumir que cualquier dia puede ser el ultimo, pero no. lleva conmigo desde que era un crio, a vivido muchas cosas y a sido la mejor compañia para mi madre en la lucha contra el puñetero cancer...

El veterinario no me da ninguna solucion.. :-(

saludos.

PD: mi perrita es una pastor belga mestiza con labrador.

Anónimo dijo...

Hola,tengo un perrito salchicha que tiene 2 años,4 meses de edad,tengo una amiga que tuvo un perro igual y tuvieron que matarlo porque ataco a ella y a sus hijas destrosandoles la cara,ella dice que fue alzheimer,pero que esta enfermedad es caracteristica en esta raza por mas cuidado, dedicacion,alimentacion,amor que se le de, quiero saber si es verdad.
Ayudame por favor¡¡¡

Sanchete dijo...

Hola compañeros!

Ojalá me facilitárais una dirección de correo electrónico para poder comunicarme con vosotros de manera más personal, pero de todas maneras lo intentaré y os pido disculpas por la tardanza:

Anónimo, nosotros también tenemos una perrita salchica, ahora con 1 año y dos meses de edad, y te puedo asegurar que no se trata de ninguna raza que tenga una disposición especial para la enfermedad de la que estamos hablando. Lo que si te puedo decir es que se trata de una raza de carácter fuerte, con la que se tiene que se muy firme desde cachorro o puede convertirse en un compañero no demasiado agradable debido también a su incansable afán por ser el miembro dominante de la manada.

Las únicas enfermedades de las que si soy consciente de que los teckel son propensos a padecer son los problemas de espalda (debido a su larga columna y a sus cortas patitas) y, en caso de ser hembra, los quistes mamários. Lo primero lo podemos mitigar procurando que nuestro teckel no suba escalones ni a sitios demasiado altos (sofás, sillones...) en los que tenga que forzar su espalda para llegar, y los problemas de cáncer en las mamas se pueden arreglar fácilmente con lo que a día de hoy se conoce como "castración precoz", que se trata de operar a nuestra teckel antes de que le baje el primer celo (entorno a los 6 meses de edad), de manera que las células que luego ocasionan esos pequeños tumores no lleguen a desarrollarse y evitando por completo la enfermedad.

Si tu perrito es macho, que es lo que creo entender, preocúpate tan sólo de ofrecerle tu amor con también toda tu firmeza y procurar que no haga esfuerzos con su columna. Son perros que, bien cuidados, son realmente lóngevos y sanos. Yo llegué a encontrarme con teckels de 14 años a los que no se les notaban ni la mitad :)

Saludo y suerte!

Cris dijo...

Hola

Quiero dar las gracias a esta entrada, porque me ha ayudado a enterarme mas sobre lo que le pasa a mi perro, ya que tiene 16 años y coincide totalmente en todo lo que dices. Tiene la mirada perdida, se pierde por la casa, se orina en casa, anda por el pasillo sin rumbo alguno, empieza a ladrar sin motivo alguno...es triste ver como tu perro hace y deja de hacer cosas que antes no hacia. Pero bueno, hay que se llevar conllevarlo y como tú dices, con paciencia y dedicación, ya que hay que hay devolverles el favor por todo el cariño que nos han dado en estos años. Si quieres pasarte por mi blog (no suelo actualizarlo mucho) donde hay fotos de mi perro por si quieres verle o comentar algo..(www.racri.blogspot.com)
Saludos y repito, muchas gracias por la entrada, me ha servido mucha de ayuda :)

Anónimo dijo...

Mi perrito Luck (cruce de pequines con otros mestizos) cumplió 15 años a primeros de junio. En marzo empezó a cojear y quejarse al andar,era artrosis, con unas inyecciones y un tratamiento de pastillas dejó de quejarse, aunque su movilidad fué limitándose, no podía subir una escalera, ni subir ni bajar del sofá. Además le cambió totalmente el carácter, pues de ser muy gruñón y dominante, no le gustaba que le cogiéramos en brazos aunque jugaba mucho con nosotros, pasó a ser totalmente pasivo, no respondía a ningún estímulo, se perdía por la casa, quedándose contra una pared llorando, desde hace dos meses había que ponerle el plato de comida debajo del hocico, se me dormía en brazos, pero sin interrelacionar. Ultimamente dormía en mi cama abrazándole, pues por las noches empezó a llorar y a agitarse mucho, el veterinario nos dió unas pastillas para que durmiera de noche, pero en su cuna no estaba a gusto. La semana pasada comía metiéndole la comida en la boca, y ni el agua ni la leche que tanto le gustaba sabía beberla, sólo daba lametazos al aire, había que sujetarle la cabeza dentro del bebedero. Con toda mi pena y la de mi familia, que me decía que eso no era vida para él, antes tan activo y exigente, hace dos días tomamos la determinación de que le durmiera el veterinario.
Me ha costado muchas lágrimas y un vacío que me ha quedado y un nudo que no se me quita, no dejo de pensar en él, aunque tengo otra perrita de 11 años y un gatito de 9 meses, también adoptados a los que quiero muchísimo, pero el vacío de mi Luck no se puede llenar.
¿Creeis que tomamos la decisión correcta? Quiero pensar que su existencia continúa en un lugar donde es otra vez joven y feliz. Gracias

Sanchete dijo...

Hola Anónimo,

Me hubiese gustado responderte de una forma más personal, pero dado a que no tengo ninguna forma de ponerme en contacto contigo lo dejaré aquí.

Es triste ver como nuestros queridos animales, miembros de la familia, se van deteriorando. Se nota que le amábais, y si habéis tomado la decisión de dejarle ir estoy seguro de que ha sido bajo la premisa de que era TANTO lo que le queríais, que no quisiteis que sufriera. A veces sería conveniente poder hacer eso también con las personas, para poder tener un recuerdo feliz y digno de un ser tan apreciado en lugar de verlo sufrir hasta su último aliento. En mi opinión, habéis demostrado vuestra calidad humana.

A mi también me gusta pensar que las almas de Luck y de todos los bandidos que nos han robado el corazón se encuentran ahora jugando en alguna parte, esperando que vayamos a su reencuentro. Gracias por tu mensaje compartiendo la historia, nos tienes para lo que necesites.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por tu respuesta, Sanchete, creo que Luck tuvo una vida feliz. Estos últimos 9 meses creo que le evitamos el sufrimiento físico, pero a pesar de su pérdida de lucidez sufría por tantas limitaciones, y para eso no se podía hacer nada. Luck nos enseñó a querer y respetar a todos los animales, ellos tienen sentimientos y saben expresarlos, carecen de maldad y merecen cariño y respeto.
Sí, creo que tienen alma y continúan viviendo en otra existencia más feliz, pues no tendría sentido que Dios los crease para que los utilicemos y muchos tengan aquí una vida en condiciones deplorables, sin haber hecho ningún mal. Creo que Dios los ama mucho más que nosotros y les da su recompensa con otra vida mejor.
Gracias y un abrazo

Anónimo dijo...

tengo una perrita de 18 años y esta cambiando.c
Come y bebe como si se lo fueran a robar.Esta obsesionada con la comida y ademas se
orina y defeca en casa y como estoy en casa de mi madre, la encierra en el balcon. Eso la perjudica mas supongo,que hago

María dijo...

Hola a todos. Hace un mes perdí a mi perro Beethoven de 16 años, un perrazo de 42 kg, cruza con ovejero. Mi único hijo. Mi ser más querido. No me ha alcanzado este mes para llorar...deambulo sola por mi casa y es como que me faltara parte de mi propio cuerpo, pues yo movía los pies...él movía los pies. Dormí los últimos 4 meses en el suelo del living de mi casa, en un colchón pues él ya no podía subir a la planta alta, a mi dormitorio. Pero estaba bien. El gran deterioro lo vimos, junto con los vet, progresivamente los dos últimos meses. Y quiero decirles que justamente presentó síntomas de alzheimer canino. Desorientación, por momentos no me conocía, comía desesperadamente como si le fueran a robar la comida....No podía levantarse...Todos sus análisis clínicos daban bien...pero se fue quedando...cuando ya hacía un mes que no se levantaba, que aunque me levantaba 4 a 6 veces por noche para darlo vuelta, cambiarle los pañales, darle agua con la jeringa...no tenía perspectivas de mejorar...decidí, con un dolor que nunca imaginé que se podía sentir, dormirlo, para que no sufriera más. Se que me comprenderán, y que muchos de Uds. amigos de perros, han pasado por esto que ha sido para mi lo más horrible que he tenido que hacer... Les doy gracias por dejarme expresar...

Sanchete dijo...

Hola María, gracias a ti por tu visita y por compartir la historia de Beethoven.

Da igual qué se los lleve: cáncer, infecciones, accidentes... Es desolador despedirse de un ser tan querido. En tu caso, puedes estar segura de que Beethoven tuvo la mejor compañía que existe y la que mejor supo entenderle esos últimos cuatros meses: la tuya.

Te quería, María, tanto como tu a el, que supiste dejar de lado el egoísmo de no querer dejarlo marchar para dejarlo descansar. Eso te honra y yo te doy las gracias por ello, por ser valiente y por darle tanto amor a Beethoven.

Un saludo, nos tienes para lo que necesites.

Anónimo dijo...

Hola:
Hace 4 años adoptamos una bull dog inglés atigrada, abandonada en una perrera de Marbella. Ahora tiene 9 años y medio.
Llegó a casa y la operamos 3 veces en la Universidad complutense.
- Una Tercer párpado izquierdo
- Dos veces de las mamas. Castración y disminución de hiperplasia de mamas.
El deterioro, (no tenía almohadillas y creemos que no había andado nunca) era total.
Solo había parido.
Pero empezó a disfrutar de la vida con nosotros. Corría como ningún bull dog.
De repente deja de subir escaleras, anda perdida por casa, gime constantemente, prácticamente no come, se hace todo en casa y practicamente no duerme por la noche.

En oftalmología le detectan hipo-tiroidismo pués no tenía lágrima. A partir de ahí la tratamos de tiroides y, además nuestro veterinario nos recomienda Selegilina para la demencia senil que evidencia.
Alguien tiene algún problema parecido???. Confiamos en la facultad totalmente y esperamos no se demore esta situación.
Gracias.

Paulina dijo...

Hola ! , tengo una perrita hace 10 años que recogí de la calle. Hace un mes la envenenaron pero con ayuda de un veterinario se salvó. El problema es que hace una semana que tiene comportamientos extraños muy parecidos a los que se describen aquí ya que, se desorienta, no responde a órdenes, pierde el sentido de la cercanía de objetos y a veces tirita. Bueno, sólo quería compartir mi experiencia, dentro de estos días la llevaré a un veterinario y gracias por la información de esta página porque me orientó bastante. Gracias y saludos.

david paipa dijo...

Hola, tengo una perrita bulldog de 7 años, y últimamente a estado muy desorientada por ejemplo la sacó al que haga necesidades y ella siempre se sabe el camino y siempre va corriendo, pero ahora se pierde y no sabe por donde va pero a los cinco minutos me pidió que la sacara de nuevo y al sacarla se fue de nuevo pero esta vez reconoció el camino y volvió a la casa normal y como si nada,es como si perdiera su memoria a lapsos pero no se que hacer y no se que tiene.


Por favor ayuda!!

david paipa dijo...

Hola, tengo una perrita bulldog de 7 años, y últimamente a estado muy desorientada por ejemplo la sacó al que haga necesidades y ella siempre se sabe el camino y siempre va corriendo, pero ahora se pierde y no sabe por donde va pero a los cinco minutos me pidió que la sacara de nuevo y al sacarla se fue de nuevo pero esta vez reconoció el camino y volvió a la casa normal y como si nada,es como si perdiera su memoria a lapsos pero no se que hacer y no se que tiene.


Por favor ayuda!!