14 de enero de 2010

Una imparable marea roja


En el Océano Índico, al noroeste de Australia, existe un isla que sufre un evento espectacular cada año, es la isla Christmas. En un momento dado, millones de pequeños cangrejos rojos (Procambarus clarkii) emergen de las profundidades de la isla y, poseídos por una fuerza extraña, se dirigen imparables hacia el mar.

Sucede en algún momento entre noviembre y diciembre. Como podéis imaginar, la imagen tiene un fuerza brutal, son 65 millones de cangrejos de un intenso color rojo brillante, de unos escasos doce centímetros de longitud, caminando, sin descansar. Recorren ocho kilómetros en cinco días., nadie les puede parar.

La marea roja está encabezada por los machos. Más o menos una semana después parten las hembras. Los cangrejos atraviesan pueblos enteros, pasan por dentro de las casas si es necesario, de tiendas, colegios, por supuesto atraviesan carreteras y muchos mueren. Los expertos calculan que unos dos millones perecen durante este peregrinaje.

Cuando la ingente cantidad de cangrejos alcanza el océano depositan sus huevos. Cada cangrejito pone unos 50.000 huevos los cuales eclosionan nada más entrar en contacto con el agua, momento en el que la costa se tiñe de rojo.

Millones de minicangrejitos inundan las playas y las rocas. Sirven de festín para muchas aves, peces y tiburones de toda clase. Los minicangrejitos comienzan su peregrinaje hacia el interior de la isla. En el próximo vídeo podéis comprobar como las calles de esta isla se inundan durante la época primero de cangrejos adultos y luego de pequeños cangrejos elevados a la enésima potencia. Las imágenes son impresionantes:




Fuentes: http://www.rtve.es y http://www.diariodelviajero.com

2 comentarios:

Kabuto_Kenji - かぶと けんひ dijo...

Ohhh! que bonito, la naturaleza es sabia, como se suele decir, impresionate.

Oso paciente dijo...

Parece una de estas películas malas de miedo en las que una enorme plaga de bichos se come a la población, jejeje.

Y tienes razón Kabuto_kenji, la naturaleza es sabia, y cada especie tiene su estrategia para sobrevivir, en este caso la elevada mortalidad se suple con una gran tasa de reproducción.