1 de febrero de 2010

Fieras de impacto Vol. 8

Ya tocaba una nueva entrega de esta sección, ¡disfrutadla!

Serrasalmus nattereri.

Se trata de la temible piraña roja. Las pirañas, aun que a algunas personas les gusta tenerlas en casa dentro de un acuario (cosa que respeto y admiro), habitan las aguas de Sudamérica, iniciando en su extremo norte y llegando hasta la cuenca del Río de la Plata.

Tanto en su hábitat como en cautiverio, la piraña crece bastante, pudiendo llegar a un tamaño de hasta 30 cm de largo. En su medio natural se alimentan de manera variada deborando peces , anfibios, grandes insectos e incluso pequeños mamíferos a los que deboran en tiempo récord. En cautividad pueden ser alimentadas con facilidad, si las mantienes desde pequeñas, con piensos, peces, carne cruda, salchichas, mejillones congelados y un amplio etcétera. Pero cuidado, por que si no están bien alimentadas se comerán a algún congénere de su misma especie.

No se el resto, pero a mi desde pequeño me han dado terror estos animales.

Anguilla anguilla.

Como algunos habréis adivinado, anguilla anguilla es el nombre científico de la anguila, pero no es en ellas en las que quiero centrarme sino en sus crías, las angulas.

Como sabe la mayoría, la Angula es la cría de la anguila, un pez alargado y de forma muy similar a una serpiente. No sería suficiente con decir lo extraordinario de su delicado sabor, y aun que sus elevados precios también pueden considerarse "de impacto", no es ahí dónde pretendo llegar.
Lo realmente impactante en ellas (y que no sabe mucha gente) es que estas crías, con una minúscula medida de tan sólo 75 mm (aproximadamente), en el mismo momento en el que las larvas salen del huevo participan en una migración en la que durante dos o tres años recorren medio mundo hasta llegar desde las lejanas Islas Bermudas hasta nuestras costas Europeas, dónde son capturadas para su consumo.

Chelus fimbriatus


Más comunmente conocida como Tortuga matamata, se trata de una especie de tortuga absolutamente inconfundible. Este curioso animal, tanto en su su cabeza como en su cuello, posee unas pequeñas protuberancias que le otorgan este aspecto tan llamativo.

El hábitat de esta tortuga, que prefiere residir ríos de transcurso lento, lagunas, ciénagas y pantanos, se ubica dentro de los bosques tropicales en sitios como Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, sur de Venezuela, Guayanas y Brasil. La tortuga matamata es principalmente una especie acuática que muy raramente abandona el agua, los ejemplares más jóvenes, en búsqueda de aventuras, pisan tierra muy de vez en cuando mientras que los adultos solamente dejan el medio acuático para depositar los huevos.

Esta terrorífica carnívora, que se alimenta de invertebrados acuáticos y peces, supera los 45 cm de largo que mide su negro caparazón, ¡mucho cuidado si os la encontráis!

Abrazos fieros para todos.

2 comentarios:

Demi Lu dijo...

Hola!
La tortuga me impacto y aterra solo de imaginarla....jeje
Muy buen articulo!

Sanchete dijo...

Jeje, la verdad es que es escalofriante!

Un beso!