5 de febrero de 2010

Iguanas


Una iguana no deja indeferente a nadie. Son pocas las personas que, debido a sus características y a su forma de vida, no quedan impresionados al conocerlas.

Presentación de la especie.

Ciertamente hay varios tipos de iguana pero en este artículo, que va destinado (entre otras cosas) al conocimiento de la iguana como mascota, hablaremos de la especie que es usualmente la preferida por los amantes de los reptiles hogareños, la iguana verde.

Su nombre científico es Iguana iguana y también es conocida por el nombre de teyú. Se trata de un enorme lagarto arbóreo cuyo origen se establece en América Central y en Sudamérica. Siguiendo su relativamente extenso territorio, podemos encontrarla desde México hasta el norte de Argentina, sur de Brasil y también en Paraguay, así como en las Islas del Caribe y en Florida. Pueden llegar a medir hasta 2 metros de longitud desde su cabeza hasta la cola, y su peso puede superar fácilmente los 15 kg. Son animales herbívoros (se alimentan principalmente de plantas) y ovíparos, es decir, se reproducen por medio de huevos.
El hábitat de las iguanas, puesto que son animales que pasan la mayor parte del tiempo sobre los árboles, se ubica en zonas de vegetación espesa y en altura donde la temperatura media anual es de 27-28 ºC y la humedad ambiente es superior al 70%. Pertenecen al mayor grupo de saurios del continente americano.

Curiosidades:

Piel: Su piel esta recubierta de pequeñas escamas, tienen una cresta dorsal que recorre desde la cabeza hasta la cola, y el precioso color verde de su piel es un arma de defensa que les permite confundirse perfectamente con la vegetación que hay en su entorno.

Extremidades: Las iguanas, además de poseer patas verdaderamente cortas, tienen cinco dedos en cada "pie", acabados en garras extremadamente afiladas.

Cuello: Una de las características más graciosas es un gran "repliegue" que tienen las iguanas debajo de la barbilla, similar a una papada. Su estudio es asombroso, y son conocidas por sus espectaculares exhibiciones en los rituales de defensa y cortejo, en los que levantan su vigoroso cuerpo mientras agitan con fuerza la cabeza de arriba a abajo.

Iguanas como mascota:

La iguana es otro claro ejemplo de un animal fascinante pero muy difícil de mantener en cautiverio, tanto por lo elevado de la complejidad del montaje de su terrario como por lo elevado del coste que éste requiere. Sin embargo, no son pocas las personas que se han animado a intentarlo y lo han conseguido, disfrutando así de un maravilloso animal en sus vidas:

Alojamiento:

Quiero explicarme bien. Realmente no es que existan unas reglas estrictas referentes alalojamiento de las iguanas, pero lo que si es cierto (y con lo que hay que tener mucho cuidado) es que existen algunos determinados detalles que hay que tener en cuenta.

Para el terrario de nuestra iguana hemos de pensar que, aun que la adquiramos cuando aún es muy pequeña, sin duda aumentará muy rápidamente de tamaño y lo más seguro es que en cautividad llegue a alcanzar el metro y treinta centímetros, como mínimo. Es por esta razón que, por su bienestar y por el de nuestro bolsillo, es aconsejable que el terrario sea grande desde un principio. Las dimensiones mínimas del terrario deberían ser de 3 metros de largo por 1,5 metros de ancho y 2 metros de altura.

El siguiente paso es muy importante, cuando estemos seguros de que las medidas del terrario elegidas son realmente apropiadas, deberemos procurar que éste se haye obligatoriamente provisto de los más que necesarios sistemas de control sobre el ambiente de su habitáculo. Estos sistemas deberán de controlar factores como la calefacción, iluminación, control de humedad y ventilación, entre otros. Pero es mejor que especifiquemos un poco:

Calefacción: Las iguanas necesitan el calor para poder desarrollarse, digerir la comida apropiadamente y luchar contra las enfermedades, y debemos ayudarlas ya que estas son incapaces de producir, regular ni mantener su propio calor.
Su terrario debe tener una zona con temperatura de aproximadamente 30ºC, pero también debe tener una área mas fresca donde ella pueda regular el exceso de calor. Para lograr esto podemos encontrar diversos artículos en el mercado que nos facilitarán la tarea, desde simples bombillas hasta mantas térmicas para reptiles, y para controlarlo deberíamos utilizar algún termómetro o termostato.

Iluminación: Las iguanas necesitan luz solar directa, y debo remalcar en el concepto de "luz directa" pues no resultaría suficiente una luz que, antes de llegar hasta ella, tuviese que atravesar (por ejemplo) el cristal de una ventana.
Necesitarán al menos 30 ó 45 minutos al día de luz solar y durante el día y, además, dentro del terrario necesitará luz ultravioleta o luz UVB, por lo que necesita algún sistema especial que se la proporcione. Esta luz es necesaria para sintetizar y activar nutrientes como la vitamina D, necesaria para absorver en calcio de la dieta. Sin embargo, también son necesarias unas 8 o 10 horas de nocturnidad cada día, por lo que debemos estar alerta ya que un exceso de luz podría resultar fatal.

Humedad: Las iguanas también necesitan agua en el ambiente, necesaria para mantener fresca su piel. Son diversos los sistemas que podemos emplear, podemos encontrarlos automáticos que sin duda, aun que de coste elevado, nos quitarán peso y trabajo de encima. También puede resultar muy funcional algo tan simple como colocar dentro del recinto un pequeño plato con agua que, con el calor dentro de la caja, puede mantener una alta humedad al evaporarse en el ambiente.Una buena humedad está entre 70 y 95%, y un higrómetro sería adecuado e incluso necesario, ya que nos ayudará a controlar estos niveles.

Ventilación: Una buena ventilación es aquella que facilita el paso del aire a través del terrario pero sin causar por ello gran pérdida de calor o provocar corrientes nocivas para nuestra mascota, por lo tanto es evidente que se trata de un factor importante. Pero alerta, que el terrario esté bien ventilado no quiere decir que no deba ser siempre un recinto cerrado, es decir, no se trata de dejar las puertas abiertas. No es demasiado complicado, normalmente los terrarios que se comercializan para este tipo de reptiles ya vienen con este sistema integrado, que suele constar de una o varias rejillas en su estructura.

Sustrato: Aun que se trate de animales que pasan casi todo el tiempo en las ramas de un árbol, no debemos ignorar este detalle. A la hora de elegir adecuadamente un substrato debemos tener unicamente en cuenta dos factores: Que sea seguro para nuestra iguana y que sea fácil de limpiar para nosotros.
Que sea seguro quiere decir que no deberíamos utilizar un sustrato formado por partículas sueltas y lo suficientemente pequeñas como para ser ingeridas por la iguana, lo cual puede provocar lesiones en el animal.
Y que sea fácil de limpiar aun que parezca algo egoísta no lo es en absoluto pues si el sustrato no se cambia con frecuencia pueden crecer multitud de bacterias y demás microorganismos extremadamente perjudiciales para nuestra iguana.

Decoración: Como hemos dicho, se trata de animales arborícolas por lo que necesitan un terrario más alto que ancho que esté equipado de varios accesorios tanto funcionales como decorativos. Los troncos y las ramas son muy importantes para las iguanas, pero hemos de procurar que toda la madera que se ponga en el terrario tiene que estar bien lavada y cepillada de manera que podamos evitar enfermedades en el animal. Las plantas vivas dan un toque estético, pero a veces no logran sobrevivir por el ambiente que provocan, por lo que también pueden aplicarse diversas plantas artificiales.

Pero sin duda, lo más importante a la hora de montar el terrario para nuestra iguana es, antes de hacer nada, preguntar siempre a un profesional.

Alimentación:

Para hacer esta parte más comprensible, comenzaremos indicando en primer lugar lo que no se les debe dar a las iguanas. Para empezar, nunca debe dárseles productos de origen animal, ya sea insectos, comidas para perros o para gatos, carne o huevos. Las iguanas son exclusivamente herbívoras por lo que no pueden metabolizar las proteínas animales, y administrárselas podría dar luga a la aparición de importantes enfermedades en el hígado o en los riñones.

Existen también algunos vegetales que no pueden comer:

- Como en muchas especies, los alimentos ácidos como la naranja y el limón les harían bastante daño.
- Podemos darle lechuga, pero no es del todo conveniente pues este alimento, aun que saciará a nuestra iguana, no la nutrirá correctamente.
- La espinaca produce un tipo de ácido oxálico que, aun que no produce daño, se une al calcio de la dieta y queda ligado e inutilizable. Otros alimentos con alto ácido oxálico son los ruibarbos, la remolacha y el apio.
- El brócoli, coles de bruselas, repollo, coliflor y los nabos causan daño en la tiroides, se los puedes dar es pequeñas cantidades pero no muy seguido.
- Alimentos con un alto contenido de tanina como zanahoria, plátano o uva se les puede dar muy esporádicamente.

Y ahora, teniendo en cuenta los alimentos que debes restringirle, para alimentar correctamente a tu iguana debes asegurarte de ofrecerle una gran variedad de verduras y frutas para que su dieta sea equilibrada. Su dieta deberá constar de, aproximadamente, entre un 80 y 90% de verduras nutritivas de hoja y verduras sólidas, entre un 5 y 15% de frutas y entre 1 y 10% de un suplemento a base de granos. Como podemos ver, las cifras no son estrictas y pueden variar día a día, lo que ayudará a que tu iguana reciba todos los nutrientes que necesita y no se aburra por comer siempre lo mismo.
Lo que si es muy importante es que las verduras se dan picadas para facilitar su digestión, además las iguanas no tienen dientes con los que masticar, tan sólo desgarran y tragan la pieza entera. En lo referente a la ingesta de agua, es conveniente poner un recipiente con agua fresca y limpia a su alcance, nuestra amiga beberá si lo desea aunque hay que recordar que este reptil consigue agua de la humedad de su ambiente.

Su relación conmigo:

Dejemos las cosas claras, las iguanas no son animales domésticos por lo que su adaptación al terrario y a nosotros puede resultar costosa, pudiendo llegar a presentar comportamientos agresivos, pero esto no tiene que echarnos para atrás. Los ataques de iguanas a las personas normalmente se producen por la falta de contacto con nuestra mascota, este factor hace que ella desconfié de nosotros y nos vea como un peligro. Este comportamiento lo presentan, en mayor medida, las iguanas capturadas en libertad y las iguanas cuya sociabilización ha sido demasiado tardía. Es por esto que es muy recomendable adquirir una iguana en su etapa más temprana.

Pero seamos honestos, una iguana nunca va a ser un perrito faldero. Podremos acostumbrarla más o menos a nuestra presencia, podrá se más o menos tolerante con nuestras caricias, pero aun que sea maravilloso tenerla en casa, nunca será un verdadero animal de compañía.

Consejos para su sociabilización o domesticación:

El primer paso para ganarnos su confianza será el de entrar poco a poco en su terrario, es decir, en su territorio. Cuando nuestra amiga se haya acostumbrado a nuestra presencia intentaremos tocarla, y la mejor manera para cogerla es apoyarla sobre nuestro brazo, como si éste fuese la rama de un árbol (teniendo especial cuidado de no dejar nuestros dedos al alcance de su mandíbula).

Los reptiles emiten ninguno o muy pocos sonidos, por lo que tenemos que estar atentos a su expresión corporal si queremos evitar un ataque. Para ayudarnos en esta tarea se han recogido algunos movimientos básicos que debemos observar si queremos prevenir un ataque:

- Si tienen las pupilas contraídas y mueve la cabeza de abajo a arriba, posiblemente se está preparando para atacar ante una intromisión en su territorio.
- Si vemos que nuestra mascota adopta una postura erguida, estirándose mucho e incluso hinchando todo el cuerpo, sin duda está tratando de intimidarnos para que nos alejemos, y si no lo hacemos la respuesta agresiva hacia nosotros está asegurada.
- Por el contrario, si vemos que se tumba cerrando los ojos y apoya la cabeza en el suelo, esto significa que está tranquila y relajada.

Eso es todo, para finalizar (y para no variar) recordad que antes de adquirir una iguana debéis acudir a un sitio especializado para que os informen adecuadamente, todo lo que podéis leer en este artículo es una mera introducción para darla a conocer.

Abrazos fieros para todos.

2 comentarios:

Demi Lu dijo...

Sanchete esta entrada le encantara a una amiga que quiere tener terrarios porque le encanta

Incluso a mi, que las iguanas no son mi maximo, esta entrada me gusto mucho!

Sanchete dijo...

Es un placer Demi, gracias a ti!