27 de marzo de 2010

Sociabilizando a Paco

Hoy os vengo a contar algo sobre un miembro de la familia que aún no he presentado, y como más vale tarde que nunca, aquí le tenéis:


Su nombre es Paco y es un loro Barranquero, de cuya especie os hablé en una entrada anterior, y os voy a contar como empezó a formar parte de mi familia de fieras. Hace años teníamos a otro Barranquero llamado Pepe (si, no nos hemos complicado mucho para elegir sus nombres), y era un cielo de animal. Lo teníamos bastante sociabilizado, pasaba fuera de la jaula una gran parte del día, repetía palabras como "Pepe" o "pipa" y daba gusto tenerlo.

Pero un mal día, con mucha mala pata, entró un obrero en casa para pedir un cubo de agua dónde hacer algo de cemento (estaban de obras en mi bloque), y al ver a ese extraño Pepe se asustó, salió volando por la puerta de la terraza y nunca más se supo de el. Yo tengo la teoría de que Pepe es el barranquero que está ahora en una tienda de mi barrio, por que un día me contaron la historia de ese animal y da la casualidad de que perteneció a un anciano que se lo encontró en su casa, pero que lo regaló a la tienda por que no pudo hacerse cargo de el. No me importa, es el loro más feliz que conozco y si es Pepe, me alegro por el.

El caso es que, hace también bastante tiempo, Paco (mi Barranquero actual) fue un regalo para mi hermano, creo que por parte de su chica... Pero aquello no era un loro, era el mismo demonio reencarnado. Paco ha sido siempre muy arisco, nunca a aceptado lindezas de nadie e incluso intentaba atacarnos cada vez que pasábamos cerca de su jaula, un verdadero horror. Estoy seguro de que o bien fue cazado de forma ilegal y transportado hasta aquí de mala manera, o bien tuvo otro dueño con el que tuvo muy malas experiencias.

El caso es que hace un par de días fui a comprar alpiste para mis fieras con plumas, y me decidí a pedirle al propietario del establecimiento algunos consejos para intentar sociabilizarlo. Y la verdad es que, de momento, la cosa va como la seda. Después de un día entero sin comida, Paco ha estado más que dispuesto a dejarme meter la mano en su jaula (eso si, tengo que echarle narices) e incluso comer alpiste de mi mano sin ningún tipo de problema o amago de ataque, tal y como se puede ver en la foto de la derecha. He conseguido que tenga algo menos de miedo a mi mano, y el siguiente paso es sacarle de la jaula.

Eso sí que es ya más difícil, pero esta tarde me he decidido a intentarlo y he metido a Paco con su jaula en el cuarto, he cerrado todo y e intentado ir "engañándole" con su golosina favorita, las pipas de girasol. Poco a poco he ido acercándole cada vez más a la puertecita de la jaula, con la excusa de que fuese persiguiendo un rastro de pipas, y al final he conseguido que se atreva a salir de la jaula un par de segundos para coger su premio, aun que he tenido que usar uno de sus palos de apoyo para eso ya que, de momento, ha sido incapaz de atreverse a subir a mi mano.

En fin, poco a poco. En los próximos días seguiré intentando esto aun que tengo que dar con la manera de que salga de la jaula por su propio pie, pero de momento no se me ocurre nada. Y eso es todo, deseadme suerte y espero no llevarme ningún picotazo...

Abrazos fieros para todos.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

hola me llamo tornado no confio en estas paginas pero un tip para que te deje de morderpodias a garrarlo por el pico (nojalarlo) no dejar que se mueva mucho pero intentar no jalarlo para no lastimarlo de lado para que no te pueda morder

Sanchete dijo...

Gracias por el consejo!

Es algo que solíamos hacer con nuestro anterior barranquero pero la verdad es que este es bastante más rápido...!

Un saludo!

Anónimo dijo...

huy y si lo engañas has un mavimiento con la otra mano y mientras mira la otra mano zaz! lo apañas y si no funciona ya que ni que hacer continua con tu estrategia

Sanchete dijo...

Jeje muy buen consejo, intentaré engañarlo, ¡gracias!

Anónimo dijo...

es que yo tenia un periquitos australianos y asi los domaba a y tuve una checha(los pericos verdes los que ablan)pero se puso celoso por que mi mama trajo dos guayaveros y se esponjo y se murio practicamnte mi mama lo mato

Sanchete dijo...

Vaya, siento que pasase eso! Seguro que nunca fue su intención!

tornado dijo...

no fue su culpa esque a mi mama le gustan ya que son muy chiquitos y se dejan acariciar no estan tan jovenes pero siempre regresan cada primavera espero volver a verlos

Anónimo dijo...

y que paso con paco?

Sanchete dijo...

Pues mi nuevo amigo sigue por aquí, aún no he tenido mucho tiempo desde que volví a Holanda pero ayer ya empecé a retirarle de nuevo la comida para seguir acercandome a el, os mantendré informados de más progresos!

Gracias por tu interés!

Anónimo dijo...

hola ya tiene tiempo que no enciendo mi compu,que paso con paco no as dicho nada de el,

Sanchete dijo...

Hola compañero!

Pues aún no he escrito por que estoy esperando a ver si consigo más cosas con el, de momento el único avance que aún no he publicado es que ahora es capaz de salir de su jaula y subirse totalmente a mi mano para comer, pero no me deja tocarle (me ha mordido ya varias veces).

Paciencia! Gracias por tu interés!

Anónimo dijo...

cuando suba atu mano no lo intentes acariciar que agarre confianza que sepa que no le vas hacer daño

Axel Yankee dijo...

Veo que pasaron varios años, que paso con Paco?