18 de diciembre de 2009

Cultura para fieras: La higiene dental de tu perro.


La higiene bucal representa uno de los aspectos más importantes para la salud de las personas, continuamente vemos incesantes campañas de educación que permiten dar a conocer los beneficios a largo plazo de llevar unos buenos hábitos higiénico-dentales. La publicidad televisiva representa un alto porcentaje de toda la información que recibimos al respecto, cada día vemos docenas de anuncios que incluyen dentífricos, cepillos de dientes de distintas marcas con un inmenso avanico de productos que varían dependiendo de la función que realicen, colutorios (productos para el enjuage bucal) y vemos como se le da amplia publicidad a varios dentistas profesionales. Entonces, y sabiendo que la mayoría de las personas saben de la importancia del efecto de la dejadez en su propia boca, ¿por qué motivo tantísima gente sencillamente dejar pasar de largo la salud dental de su perro?

Trabajando en una clínica, dónde venían perros para hacerse limpiezas dentales día sí y día también, yo sí me he dado cuenta de la tremenda importancia que tiene la higiene dental en nuestra mascota. He visto bocas realmente destrozadas, desde molares literalmente podridos hasta incisivos con una raiz tan débil a causa del sarro que temblaban como campanillas. Y lo más gracioso es que yo diría que el 99% de la gente que trae a su mascota para una limpiaza dental, lo hace por que ya no puede soportar el fuerte olor que sale de su boca. Quiero decir con esto que no penséis que todas las personas que realizan limpiezas dentales a sus perros están realmente concienciadas con el tema, sencillamente no les queda más remedio debido al hedor con el que conviven.

Ahora, para empezar a poner remedio a esto, primero vamos a explicar las consecuencias de una salud dental deficiente en nuestro amigo:

¿Qué es el sarro y qué es la placa dental?

Cuando se habla de enfermedad dental aparecen siempre dos términos que no significan lo mismo: placa dental y sarro. La placa dental es una película incolora que contiene bacterias, saliva, células de la descamación oral y partículas de comida. El sarro o cálculo dental es de color marrón o amarillento, con aspecto de cemento, y se forma al calcificarse la placa dental. Ambas se acumulan a lo largo de las encías, pero pueden llegar a cubrir toda la superficie dental y estar presente bajo las encías.

Una vez se ha acumulado suficiente placa dental, las bacterias provocan una infección en las encías, produciéndose la gingivitis. Si no se trata, la placa se endurece, se calcifica y se forma el sarro, que favorece la instauración de la infección en la toda la superficie dental. El sarro provoca halitosis (mal aliente). Además, la gingivitis favorece el sangrado y dolor de las encías, que se retraen y las piezas dentales pueden caerse.

Pero el peligro no radica únicamente en la pérdida de dientes o el mal aliento, si no se trata la enfermedad dental esta puede derivar en una infección general, en una miocarditis bacteriana (infección del tejido muscular cardíaco) o malas digestiones, entre otros.

¿Qué lo provoca?

Las enfermedades dentales son provocadas por la mala higiene, no hay más, pero si es verdad que hay determinadas circunstancias que la propician. Por ejemplo, el alimento húmedo (latas) y las comidas caseras poseen una textura suave que favorecen la formación de placa y los depósitos de sarro.

Ahora que ya sabemos lo perjudicial que puede resultar la mala higiene dental en nuestro perro vamos a profundizar un poco para aprender a combatirla:

¿Qué puedo hacer para prevenirlo?


Lo primero, y lo más importante, es cuidar la dieta ya que la alimentación suele ser clave para evitar la aparición del sarro. Normalmente, los perros más pequeños suelen ser los más afectados, así como aquellos acostumbrados a alimentarse con todo tipo de carne y comida casera que es necesario masticar.

Una dieta que tenga como base el pienso ayudará a frenar la placa bacteriana porque limpia los dientes de residuos. El alimento seco posee un efecto mecánico sobre los dientes, eliminando la placa dental y evitando (en parte) la formación de calcificaciones y sarro. Si además el pienso incorpora en su fórmula pirofosfatos, el efecto es mayor. Los pirofosfatos son unas sales especiales de fósforo que “secuestran” el calcio, reduciendo la formación de placa dental y sarro. Es importante remarcar que los pirofosfatos no están presentes en los piensos para cachorros o gatitos porque en esa edad aún no presentan signos de enfermedad dental, además hemos de tener en cuenta que a esa edad se encuentran en pleno cambio dental y necesitan del calcio para su crecimiento. También es importante el tamaño de la partícula del pienso, pues cuanto mayor sea ésta mayor es el efecto limpiador al masticar el animal.

Y lo ideal es complementar una buena alimentación ayudándole con limpiezas bucales. Utilizar un cepillo, que encontraremos en cualquier tienda de animales (o incluso un cepillo de cerdas duras para personas), dos o tres veces por semana será suficiente para frenar el sarro. Lo más difícil es acostumbrar a los perros al cepillado, por eso es importante empezar con esta tarea cuando tienen pocos meses, que aun que a esa edad no sea necesaria la insistente limpieza debemos habituarlos y acostumbrarlos a que estén tranquilos mientras les manejamos de esta manera, de otra manera sería muy difícil acostumbrar a un perro adulto.

Podemos encontrar pasta dental especial para perros en tiendas especializadas, pero mi veterinario siempre ha hablado de usar unas gotas de "Licor del polo" por lo que yo creo que cualquier dentífrico normal y corriente irá bien (los productos especiales, muchas veces, son para sacar dinero). Si seguimos estos consejos, poco a poco iremos introduciendo el cepillo y la pasta dental en su higiene bucal diaria.

Los huesos limpiadores también suelen resultar eficaces. Además, está demostrado que proporcionarles juguetes que le sirvan para masticar es muy beneficioso para evitar que se acumule suciedad en su dentadura. Incorporar a la dieta del perro alimentos que favorezcan la masticación suele ser otro buen método para evitar el sarro. Podemos utilizar, por ejemplo, bizcochos y galletas para mascotas, huesos de cuero crudo o incluso mendrugos de pan duro.

Mi perro tiene la boca fatal, ¿qué puedo hacer?


Lo primero, no te sientas culpable. Se debería hacer mucha más propaganda con este tipo de información, por que muy pocos dueños de perros la conocen. Podrás ver que tu perro tiene la boca muy mal cuando sientas que tiene muy mal aliento o cuando veas una sustancia dura y de color marrón adherida a sus dientes. En estos casos, es importante realizar una visita al veterinario para que le hagan una buena limpieza profesional. El procedimiento es bastante parecido al utilizado con personas, no presenta grandes complicaciones, pero hemos de tener en cuenta que para poder realizarlo será siempre necesario aplicar anestesia general al animal, y eso siempre implica algún riesgo (aun que mínimo), sobretodo en perros mayores (que suelen ser los más afectados por patologías dentales) y que es probable que padezcan de enfermedades o trastornos en el corazón, como por ejemplo un soplo (vibración producida por un flujo sanguíneo alterado).

Creo que también es importante señalar que existen otras enfermedades que pueden provocar el mal aliento en las mascotas, como por ejemplo parasitosis, diabetes y problemas renales entre otros, por lo que es importante la visita al veterinario para identificar la causa del problema.

Recuerda, debes hablar siempre con el veterinario para un mejor asesoramiento.

Fuente: http://www.nforo.net

Abrazos fieros para todos.

3 comentarios:

Demi Lu dijo...

Este articulo es de los que mas me han gustado. Ya lo puse en la recomendacion de hoy en mi blog

Vivo frontera con USA y alla se gasta mas en comida para perros que de bebes asi que te imaginaras que las tiendas de mascotas tienen de TODO y yo les compro su pasta dental enzimatica, cada una tiene su cepillito y les pongo en su agua enjuague bucal ademas de darles twist (no se la traduccion)"dentales" asi que el veterinario siempre me felicita por su higiene dental.

Saludos!!!

Sanchete dijo...

Gracias por los elogios!

No me cabe ninguna duda de que tu perrifamilia tiene la boca mejor que yo incluso jeje, las cuidas mejor que nadie!

Besos!

Demi Lu dijo...

Jajaja, eso pense yo de mi boca cuando te escribi el comentario.