17 de enero de 2010

Fieres de impacto Vol. 7

Nueva y curiosa entrega de una de mis secciones favoritas:

Bonobo:

El bonobo (Pan paniscus), también llamado chimpancé pigmeo, es una de las dos especies que componen el género de los chimpancés. La otra especie del género es el chimpancé común (Pan troglodytes). El bonobo fue descubierto por primera vez en 1928.

La especie se distingue, entre otras cosas, por la tendencia a que sus individuos anden erguidos en ocasiones, pero lo realmente impactante que rodea a esta especie es su sexualidad. En su comunidad, las relaciones sexuales juegan un papel más que importante en las sociedades de bonobos ya que estas son usadas como saludo, como método de resolución de conflictos, como medio de reconciliación tras los mismos y como forma de pago mediante favores tanto de machos como de hembras a cambio de comida. Los bonobos son los únicos primates (aparte de los humanos) que han sido observados realizando todas las siguientes actividades sexuales: sexo genital cara a cara (principalmente hembra con hembra, seguido en frecuencia por el coito hembra-macho y las frotaciones macho-macho), besos con lengua e incluso sexo oral.

La actividad sexual tiene lugar tanto dentro de la familia inmediata como fuera de ella, y suele implicar tanto a adultos como a crías. Los bonobos no forman relaciones estables con parejas individuales, tampoco parecen discriminar en sus comportamientos sexuales según género o edad. Cuando los bonobos encuentran una nueva fuente de comida o lugar de alimentación, la excitación general suele desembocar en una actividad sexual en grupo, presumiblemente descargando la tensión de los participantes y permitiendo una alimentación pacífica.

Los machos bonobo practican con frecuencia varias formas de sexo genital entre ellos (frotamientos). Una de las formas consiste en ambos machos colgando de un árbol cara a cara mientras frotan sus penes entre sí, aun que también se ha observado a los machos bonobos realizando esta actividad en el suelo. Las hembras bonobo también usan el sexo genital hembra-hembra (tribadismo) como forma de establecer relaciones sociales entre ellas, fortaleciendo así el núcleo matriarcal de la sociedad bonobo.

Aye-aye:

El Aye aye (Daubentonia madagascariensis) es un primate de la isla de Madagascar, familia de los lemúridos y del que podríamos decir que honra al nombre de su familia, cuyo significado es de espectro nocturno.

La vida de este extraño animal se desarrolla de noche, se alimenta de larvas que se encuentra bajo la corteza de árboles las cuales localiza mediante golpes utilizando su huesudo tercer dedo. Posee unos excelentes sentido de oído y vista, un denso pelaje de color negro y una longitud total (de la cabeza a la cola) de 55 centímetros. Habita en las selvas del este de Madagascar, que en la actualidad es una isla reserva ya que, debido a la deforestación (entre otras cosas) tan solo quedan 12 ejemplares de este animal.

No hace falta decir que lo impactante de este animal es su aspecto, del que también podríamos decir que es uno de los causantes de su escasa, escasísima población ya que la población de Madagascar, debido a la ignorancia de las supersiticiones, tiene interés en acabar con él porque creen que es un demonio. Afortunadamente, un grupo de conservacionistas se enfrenta al reto de acabar con las supersticiones de los nativos:

- Creen que si el Aye-aye apunta a una persona con su tercer dedo, ésta muere repentinamente y de modo horrible.

- Es un animal poseído por espíritus malignos.

No se a vosotros, pero a mi me dan lástima y mucha ternura, ¿como puede ser precísamente la ignorancia de las personas el foco dónde se inician tantas destrucciones?

Abrazos fieros para todos.

1 comentarios:

Demi Lu dijo...

No sabia que habia 2 especies de chimpances. Interesante!

Demi